Home Artículos YUGO PROG, el rock progresivo en la ex Yuguslavia

YUGO PROG, el rock progresivo en la ex Yuguslavia

by Música Sin Límites

El presente artículo, precario por lo demás, pese a hacer uso de terminología política y mencionar algunas bandas relevantes a la  época que se refiere, no es, por un lado, ni una crónica social, ni por otro, tampoco  pretende agotar el mérito musical de las obras que refiere, pues no se analizarán aquellas, más allá de un mero contexto espacio temporal.

Lo cierto,  es que tan solo importa una panorámica muy ligera, pero necesaria, de un país que ya no existe, en una época  no tan remota, pero irrepetible,  dadas  las condicionantes  geopolíticas, y que  pese a todo,  resultó  particularmente  creativa,  en cuanto al nicho del  progresivo se refiere….

Hechas las advertencias y pedidas de antemano las disculpas, por la  ligereza en la exposición de fenómenos políticos y sociales complejos, y por el  olvido en que pueda incurrir en la referencia a grupos y trabajos[1], y particularmente en la castellanización de grafías, es que iniciamos el encargo…

Los pueblos eslavos del sur de Europa,   fueron unificados en un Estado multinacional, multicultural y federativo, luego de la Primera Guerra Mundial, dando origen así al Reino de Yugoslavia, pero fue sólo luego de la Segunda Guerra Mundial,   que pasaron de ello,  a diversas formas republicanas de gobierno, para finalmente llegar a la  República Federal Socialista de Yugoslavia (RFSY), en los años 60.

Es relevante lo anterior, pues de todas  las experiencias comunistas,  alumbradas en la época, la encabezada por el Mariscal Tito, jerarca de la República, fue  la más original, puesto que,  aun cuando aquella se estableció doctrinariamente sobre  postulados marxistas y  que  la oposición  republicana fue  prácticamente exterminada, Tito se alejó prontamente de la órbita de Stalin, propiciando un  tímido acercamiento a occidente, que con vaivenes,  luego de  los sucesos de  agosto del 68 en Checoslovaquia (primavera de Praga), motivaron un quiebre casi irreconciliable con  los soviéticos y se tornaron entonces, en la lógica de la Guerra Fría, en  una tolerancia abierta por parte de Estados Unidos y sus aliados, a la tercera vía propugnada por Tito, como país no alineado,  y asimismo,  el hacer vista gorda de los abusos totalitarios de su  gobierno, con ciertos grupos étnicos, políticos  y religiosos.

Este panorama, oscilante entre libertad y totalitarismo, moldeó una sociedad multinacional en todo disímil, integrada por seis repúblicas: Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Serbia;  con  distintos idiomas: serbo – croata, bosnio, macedonio, albanés,  y diversas religiones: cristianos católicos, ortodoxos y musulmanes.

Asimismo, el panorama cultural, a diferencia de lo que ocurría con los demás estados  tras la referida “cortina de hierro”, la que no llegó formalmente a cerrarse en torno a  Yugoslavia ni Albania, se tradujo en los años 60, en que pese a haber represión política, las artes en general,  no fueron  mayormente intervenidas, permitiéndose  el ingreso y salida libre  de artistas – y discos -, que de esa manera,  tomaban contacto con  los círculos artísticos e intelectuales europeos y también norteamericanos. Un dato anecdótico es precisamente la  participación constante de Yugoslavia en el festival Eurovisión, de relevancia artística máxima  y también con tintes políticos   de imagen  y propaganda, como en todo caso lo era  cada certamen internacional en aquella época, fuese aquél  artístico, deportivo o incluso de belleza.

En Yugoslavia, el rock caló  hondo en la juventud, precisamente por la apertura artística de los años  sesenta, iniciándose una época dorada con la discográfica Yugotón, fundada  con la primera República federativa, en 1947[2],  y que durante toda la existencia de la  ex Yugoslavia, y hasta después del colapso y surgimiento de las repúblicas independientes, cuando pasó a ser Croatia Records, en 1990, cobijó bajo su alero,   gran parte de lo  más granado, talentoso y creativo del panorama musical de Yugoslavia. En ella, así como en otros sellos menores,  convergieron  artistas folclóricos, pop y rockeros duros, todos ellos generando  producción artística de manera libre o mancomunada, a veces  siguiendo estándares occidentales, pero la mayoría de las ocasiones, incorporando elementos autóctonos, tanto musicales como idiomáticos a sus composiciones, logrando lo que  para nosotros es lo relevante, una escena progresiva, de fusión y también de vanguardia, con un sonido propio, nutrida, muy relevante, pero  relativamente poco conocida.

Sin pretender hacer un análisis detallado de la escena yugoslava, nos limitaremos sólo a referir ciertos hitos, a efectos de que quien conozca,  rememore discos inolvidables y que quien se inicie en el tema, tenga un buen punto de partida, para adentrarse en un  movimiento,  que por cantidad y calidad de sus productos, poco tiene que envidiar a la escena italiana o alemana de la misma época.

Indexi

Un buen punto de partida,  podemos encontrarlo con Indexi, grupo seminal del rock en Yugoslavia, provenientes de Sarajevo, Bosnia-Herzegovina, quienes comenzaron a principio de los años sesenta, a tocar  música estilo beat, mod y rock and roll,  a la usanza de los ingleses, Beatles, Moody Blues o Yes, siendo iniciadores en su país del rock sicodélico. Su producción es muy dispersa, prácticamente  no tienen  álbumes en estudio, pese a lo cual son  creadores de un trabajo progresivo relevante, Modra Rijeka, del año 1978, tardío, pero imprescindible. De este grupo, toda una institución,  que con cambio de integrantes,  sigue  activo por épocas, casi siempre se encuentra alguna presentación en vivo y  recopilaciones  posteriores  de singles 7´´.

Korni Grupa

Junto a  Indexi,  el segundo preponderante es,  Korni Grupa, (Grupo de Kornelio?) banda de Belgrado, liderada por el tecladista Kornelije Kovac, en la que participó Dado Topic como vocalista, que hicieron una particular  fusión de progresivo- sinfónico, folk y sicodelia, activa desde el 68 y hasta el 74,  y  una de las primeras agrupaciones en  obtener éxito masivo en su tierra y reconocimiento internacional.   Participaron en Eurovisión el año 74, representando a Yugoslavia[3], con un tema que fue luego incorporado en el  álbum más conocido de su carrera,  editado en inglés y bajo el nombre de  Kornelyans, not an Ordinary Life, mismo que fue  reeditado en los años 90 en cd, por la italiana Vinyl Magic y por tanto, posiblemente  un poco más conocido.

Yu Grupa

Finalmente, si se trata de dar una triada fundamental de aquellos que abrieron camino, esta, en mi  modesto entender, debería cerrarse con YU Grupa, (Grupo Yugoslavia),  banda cuyo nombre fue propuesto por  Kornelio Kovac, líder de Korni Grupa,  que  entre el año 70 y 81, produjo tres discos destacados, los homónimos YU Grupa, de los años  1973 y 1975 y Kako To Da Svaki Dan?, de 1974, en los que se aprecia influencia hard rock,  blues y fundamentalmente folk de la zona de Kosovo.

Acompañando a los anteriores, hay gran cantidad de grupos,  con producción variable en cuanto a su cantidad, tal como ocurrió con la escena italiana de  los  70’s, entre los que  solo se mencionaran algunos:

Bijelo Dugme

Bijelo Dugme (Botón Blanco), fue una banda de Sarajevo, que contó en sus inicios con  un joven y talentoso Goran Bregovic  en guitarra;  sus primeros dos trabajos son de corte más progresivo Kad Bi’ Bio Bijelo Dugme de 1974 y Sta Bi Dao Da Si Na Mom Mjestu, del año siguiente, derivando luego a sonidos más próximos  a la new wave y el pop; Zabranjeno Pusenje, banda también de Sarajevo, activa desde principio de los 80, presentó  un sonido  y actitud mucho más próximo al Punk y al new wave, pero particularmente interesante,  por la fusión con la música local, que les da un sonido único y de vanguardia; su creatividad los lleva a convertirse en la “The No Smoking Orchesta”, cuando giran  con Emir Kusturica.

Time

Time, banda de Dado Topic, ex integrante de Korni Grupa, tiene  influencias Jazz y una suerte de espíritu “crimsoniano”; entre sus tres  discos,  es tal vez el más relevante, el homónimo de 1972, muy recomendable; Smak, grupo de jazz rock, en el que también colaboró Dado Topic, tanto en algunas voces, como en la producción,  tiene en Black Lady, tanto en su edición vernácula, como en inglés, de 1977 y 1978, respectivamente, su más representativo  y ambicioso trabajo, es imperdible.

Leb I Sol

El Jazz Rock, se desarrolló en  Yugoslavia, compartiendo su espíritu con grupos surgidos  en otros países de Europa Oriental, donde a diferencia  de lo ocurrido en la ex república,   hubo más restricciones a la actividad creativa de los músicos, menguando la escena progresiva y derivándose casi exclusivamente al Jazz, al parecer considerado menos contestatario. Dentro de los grupos destacados, son  también  recomendables los trabajos de  Leb i sol, que realiza fusión con la  música étnica macedónica, con cualquiera de sus cuatro primeros discos Leb i sol (1977), Leb i sol 2 (1978), Rucni rad (1979) y Beskonacno – Infinito?-(1981);  September, que incluso realizó conciertos en URSS, Cuba y Estados Unidos, en una misma época, con sus dos  LPs Luduj s nama (1975) y Zadnja avantura (1976), y las  bandas de Eslovenia  Izvir, con el homónimo del 77 y  Jutro, que partió haciendo música al estilo de Ekseption y que también cuenta con  un único disco, Dobro Jutro, de 1980.

Igra Staklenih Perli,

Aerodrom, banda progresiva clásica de Croacia, integrada por miembros de otro grupo importante, Grupa  220,  tiene en su disco de 1979, kad misli mi vrludaju, un hito relevante; Hobo realiza una fusión  poco más próxima al progresivo y art rock, teloneó a Deep Purple en Zagreb el año 75, mismo año en que editó su único álbum homónimo; en sonido sinfónico, Opus, banda de Belgrado,  que tiene solo un disco,  Opus 1, más algunos 7´´, es un buen ejemplo; Tako, banda sicodélica y de space rock, con variaciones en su formación, tiene con su homónimo de 1978 un hito  en la escena   y  Djordje Ilijin, flautista y tecladista fundador del anterior, con Zabranjeno Prisluskivanje!, de 1983, es también  recomendable; Igra Staklenih Perli, banda relevante, con un sonido sicodélico, próximo a Can o Pink Floyd, tiene dos álbumes  imprescindibles, el homónimo del 79  y Vrt Svetlosti, del 80; es destacable también las bandas integradas por  Ismet Kurtovic y  Halil Mekic, ambos vocalistas y guitarristas y el primero además flautista,   Drugi Nacim, con el homónimo de 1975 y Nepocin, con su único trabajo Svijet Po Kojem Gazim,  de 1978, ambas con un sonido más duro, próximo a Jetro Tull. No  olvidaremos a una más conocida Pop  Masina, donde destaca su álbum Kiselina, de 1973, banda que exploró un sonido más ácido, próximo a Zeppelin  y Black Sabbath, dicho grupo, tuvo nueva vida, más próxima al pop,   en los años 80, como Rok Masina.

Buldozer,

Finalmente, en cuanto a vanguardia y  rock in oposition, género que en la zona tiene un antecedente remoto con  los checoslovacos Plastic People of the Universe a fines de la década del 60, existe el  potente  Buldozer, de Eslovenia, con tres discos en estudio  y uno en vivo doble, entre 1975 y 1982, que llevan la experimentación, más allá del progresivo y el free jazz;  de la misma forma que Sarlo Akrobata, con su actitud próxima al Punk, dejó a la posteridad un único disco,  que es de los más buscados de la escena local,  Bistriji Ili Tuplji Covek Biva Kad…, de 1981.

Sarlo Akrobata

El Rock progresivo, declinó su relevancia en los años 80, cuando  surge el boom del punk y la new wave, movimientos muy importantes también en Yugoslavia, siendo Teska Industrija (Industria Pesada), un grupo  que con diversas formaciones se ha reinventado  constantemente,  manteniéndose vigente hasta estos días, de su época progresiva destaca Ho-ruk y el homónimo, ambos de 1976.

Como corolario, aun cuando Yugoslavia distó de ser perfecta,  en su génesis  constituyó una utopía, y desde la perspectiva artística y musical, dio vida a una  generación prodigiosa que en  gran medida marcó  las vidas de sus contemporáneos, llenándolos de esperanza en un porvenir de paz y libertad, valores implícitos en el rock, pero los sueños, también se quiebran, y el año 90, Yugoslavia comenzó un  penoso proceso de desmembramiento, desapareciendo como estado y dando origen a otros tantos, luego de guerras particularmente sangrientas, que ameritaron el establecimiento de un Tribunal Penal Internacional, a efectos de juzgar los más graves crímenes cometidos en Europa contra  la humanidad, desde  el fin régimen nazista  en Alemania. Los sueños no siempre terminan bien, tal vez por eso mismo es que el progresivo, que brilló hasta principios de los 80, dio lugar a  corrientes musicales más contestatarias, rebeldes y políticamente más comprometidas, particularmente con el nuevo escenario político, post Tito y con  efervescencia nacionalista, en todos los  lados de la ex república.

Por José Héctor Marinello Federici

 

[1] Para quien desee investigar más, existe  una obra llamada Ilustrovana ex YU rock, enciklopedija 1960 – 2000, con posteriores expansiones,  recopilada por Petar Janjatovic, Serbia, Geopoetika, 1998, Primera Edición. Obra de corte enciclopédico y una buena herramienta para entender el panorama del rock en general, y progresivo en particular, de la ex Yogoslavia.

[2] Como se señaló, los discos en general pudieron circular en sus ediciones europeas, provenientes de Italia  principalmente, con gran libertad en la República, también se encontraban discos ingleses y  norteaméricanos, pero  fue con la fundación de la discográfica  Diskotón, de Sarajevo, en 1974 y vigente hasta 1992, que  no solo produjo a  estrellas locales como Indexi, Bijelo Dugme  y Goran Bregovic, sino que  empezó a editar  localmente el repertorio disco y funk , principalmente de artistas de Motown y Tamla. Asimismo,  ZKP RTLJ (Radio Televisión de  Ljubljana),  editó los  trabajos de la banda hard rock progresiva Atomsko Skloniste y el de  Laza i Ipe, de corte progresivo sinfónico, así como a Pop Masina y Tako; igualmente, fue la responsable,   desde su fundación, en el año 74, hasta el 90, de editar en Yugoslavia  los catálogos pop y rock europeos y americanos, en los cuales se incluía  Depeche Mode, Blondie, E.L.O.,  Jetro Tull, Bruce Springsteen, Spandau Ballet, Ultravox  y Prince, entre muchos otros. La Croata Suzy, sobreviviente hasta   el presente milenio, es  una pequeña etiqueta local – como lo fue la italiana Bla bla -, dedicada exclusivamente al Rock, entre cuyos artistas estaba algunos considerados de vanguardia o más duros, como  Buldozer, Drugi Nacin y  Grupa 220. Finalmente, por la también estatal  PGP RTB (Radio Televisión de Belgrado), creada en 1959, pasaron prácticamente todos los artistas locales mencionados, dejando testimonios en disco de sus trabajos en estudio y presentaciones.

[3] “Moja generacija” (My Generation), ocupó el  lugar 12, siendo el grupo ganador de ese año Abba. El tema fue incluido en inglés en el álbum Kornelyans.

Related Articles

1 comment

Ayrton Pereira 04/10/2018 - 22:16

Muy bueno artículo!

Reply

Leave a Comment