Home Artículos Die Verbannten Kinder Evas, el encanto que surge desde las sombras

Die Verbannten Kinder Evas, el encanto que surge desde las sombras

by Música Sin Límites

Austria ha siempre cuna de grandes compositores. No cabe duda que es una tierra especialmente noble, en lo que a visión, vanguardia y desarrollo musical se refiere, por lo que no es simple coincidencia que Viena se le considere como la capital de la música en Europa.

Desde la influencia relevante de Wolfgang Amadeus Mozart, nacido en Salzburgo en 1756, pasando por el legado imborrable de Johann Strauss, las composiciones majestuosas de cámara para tríos y cuartetos de Franz Joseph Haydn hasta la belleza perenne del romanticismo de Franz Peter Schubert, la música ha sido un componente esencial en el tejido cultural y social del pueblo austríaco.

Richard Lederer

Es por ello que no resulta raro que este rasgo distintivo florezca y se extienda a otras vertientes estilísticas. Uno de estos brotes lo representa el proyecto dark wave neo clásico Die Verbannten Kinder Evas, creado en 1993 por Richard Lederer y Michael Gregor.

Lederer es un reconocido músico de la escena metalera de Viena y miembro de otras agrupaciones como Ices Ages y Summoning. Michael (conocido como Silenius), por su parte, también es conocido por sus aportes a otras agrupaciones locales como vocalista, bajista y tecladista, siendo Amestigon la más importante.

Los hijos desterrados de Eva

Su denominación del grupo es también una historia peculiar, ya que su significado es algo así como “Los hijos desterrados de Eva”, concepto que encontró el propio Lederer en un folleto del renacimiento mientras buscaba una nueva letra para una de sus canciones. En realidad, lo eligió porque se adaptaba bien al estado de ánimo de la música.

En ese andar, Richard conoció a Nora El Shammah, quien sumó su aportación vocal junto a Julia Lederer (hermana de Richard), las cuales finalmente combinaron su trabajo con las voces limpias de Michael y Richard.

Con este line up, la banda realizó sus primeras grabaciones en 1994, las que denominaron simplemente “Demo”. La obra incluyó 9 composiciones, todas ellas empapadas de la estética de un sonido electrónico envolvente y lúgubre, que reflejaba en plenitud su propuesta etérea y oscura, perfectamente alineada con el sugerente concepto de su arte en blanco y negro, que evidenciaba la mirada perdida de una mujer hacia el horizonte desde una suerte de atalaya.

Esta verdadera pieza de colección catapultó a la banda al siguiente nivel. Esto porque al año siguiente lanzarían su primer disco oficial y homónimo, esta vez bajo la etiqueta de General Inquisitor Torquemado, un sub sello de culto de casa discográfica metalera Witchhunt Records de Zurich.

La obra incluyó 14 temas y nuevamente contempló la utilización de un introspectivo arte monocromático (al estilo Lacrimosa) que se complementó a la perfección con la esencia del disco, la cual deja de manifiesto su inclinación por el sonido Dungeon Synth, en donde se despliegan construcciones musicales del tipo incidental ( a la usanza de los soundtracks de películas), atravesando por diversos senderos, desde influencias medievales hasta el Ambient oscuro del Dark Wave tradicional de los 90’s.

Poco después del lanzamiento, Nora dejó la banda debido a la falta de interés en este tipo de música. Por esta razón, Michael optó por concentrarse en Summoning, por lo que la banda en ese momento quedó conformada por dos personas, solo Richard y Julia.

En ese momento, Richard se puso en contacto con Oliver Falk, que inició la etiqueta M.O.S. Records y pronto decidió cambiar de sello, con la esperanza de lograr una mejor distribución.

En ese contexto, el segundo álbum de DVKE vio la luz en 1997 con el nombre de “Come Heavy Sleep”, el cual puso de manifiesto una inclinación hacia la sonoridad orquestal clásica, con un sonido mucho más profesional que su predecesor, y en donde las letras fueron tomadas de textos de Percy Byshe Shelly, poeta y ensayista romántico inglés del siglo XIX.

El disco logró bastante notoriedad en el medio y también una dicotomía evidente entre sus fans respecto a su disco anterior. En medio de estas discusiones e intercambios de opinión, la relaciones entre Richard y Oliver se hicieron complejas y, por lo mismo, la banda una vez más se tomó la decisión de cambiar de etiqueta. Esta vez el giro fue hacia el sello austriaco “Napalm Records”, bajo el cual Summoning había lanzado sus primeros álbumes, desde su debut en 1995.

En la oscuridad déjame morar

Con estos nuevos vaivenes llegaron también los cambios de formación. Julia fue reemplazada por la nueva cantante Tania Borsky, quien orientó el recurso vocal femenino hacia un estilo mucho más clásico.

Así, el 22 de noviembre de 1999 apareció “In Darkness Let Me Dwell”, tercer disco de la banda, que nuevamente volvió a sorprender por lo sublime de su concepto, siempre melancólico y ya plenamente adaptado a la preminencia vocal femenina.

Tras esto, vino una etapa especialmente difícil para la banda. Ante el alejamiento de Tania, Richard nuevamente tuvo que reclutar una nueva vocalista. Luego de varios experimentos, apareció un nuevo prospecto, de tipo soprano. Esta vez, el ángel procedía de Grecia y su nombre era Christina Kroustali, quien se transformó en la nueva vocalista de la banda, con la cual grabarían “Dusk And Void Became Alive”, cuarta placa del grupo, que fue editada en 2006 por Draenor Productions (sub división de Napalm Records).

Posteriormente, en octubre de 2004, la banda editó “The Banished Children Of Eve” a través de Plastik Musik, sello estadounidense especializado en Ambient y Dark Wave Music.

La obra, que en realidad corresponde a versiones readaptadas de su disco homónimo y temas en vivo grabados en Rotterdam en 1997, solamente conseguible a través del formato digital.

Hoy, Die Verbannten Kinder Evas se encuentra en una suerte de esta de estado de hibernación, esperando por un nuevo momento, un destello en la oscuridad que se transforme en un nuevo capítulo de su historia, que el propio Richard ha definido como la trascendencia de la música.

“Para mí la música es algo parecido a una conversación, las diferentes melodías que creo, y que la gente escucha unidas, son como diferentes discusiones que a veces están en contradicción y a veces no; pero que al final acaban siendo un resultado común”.

Mientras eso sucede, podemos decirles que la música de la banda ahora es posible adquirirla en formato análogo, específicamente su disco homónimo, el cual fue reeditado y remasterizado en vinilo por el sello español Temple of Darkness, el que además contiene un booklet de 16 páginas con entrevistas y fotos inéditas de la banda, junto con un DVD que incluye el video clip de “Quod Olim Erat” y 5 temas correspondientes a un concierto realizado en Vaduz en 1996.

Die Verbannten Kinder Evas es un proyecto digno de descubrir. Su calidad es innegable, así como su aura melancólica y densa que se ha ido revitalizando a través de los años.

Por Juan Barrenechea H.

Related Articles

Leave a Comment